Mirada, contacto y sabor

/ 12.1.09 /

Descaradamente, se montó sobre su regazo y, con ello, la falda que rodeaba sus muslos se deslizó hacia arriba, mostrando ligeramente la puntilla de la media que envolvía su muslo derecho.

En ese momento, la música, la gente, el sonido de las voces… desapareció. Todo su alrededor desapareció.

O quizás fueron ellos los que desaparecieron.

La mujer obligó al hombre a alzar la mirada hacia ella, que lo miraba desde arriba, desde la posición privilegiada que le confería estar sobre su regazo.

Y se ahogó en sus ojos.

O simplemente ya no fue necesario respirar.

Sin apartar la mirada de sus ojos, recorrió con el pulgar sus labios, sintiendo la tierna piel bajo la yema de su dedo. El contraste entre la caricia de sus otros dedos, que descansaban sobre la incipiente barba de su mejilla, y la de su pulgar, que recorría la calidez de los labios masculinos, era realmente agradable. Deseable. Anhelada. Buscada.

Sintió entre sus muslos cómo despertaba el cuerpo del hombre y una corriente sacudió el suyo propio, haciéndole olvidar quién era y dónde estaba.

Sólo dos cuerpos, sedientos de lo mismo. Necesitados de lo mismo.

Contacto. Quería su contacto.

Como si le hubiese leído la mente, las manos del hombre cayeron sobre su trasero, cubriendo, inconscientemente lo que la falda subida había dejado al descubierto. Las finas tiras que sujetaban sus medias al muslo y el indicio de dos semiesferas pálidas.

Le faltaba el aire y sólo era capaz de escuchar los potentes latidos del corazón retumbar en su cabeza.

Ni siquiera la había besado, ni siquiera…

Ni siquiera había empezado.

Enredó los dedos en su pelo e inclinó la cabeza, sin dejar de mirarlo en ningún momento. Temía cerrar los ojos y perderse algo.

Temía cerrar los ojos y perderlo.

Él la recibió en su boca al mismo tiempo que una de sus manos ascendía por la columna de la mujer.

Su sabor.

La mujer se recreó en él. Chupando. Lamiendo. Cada recoveco de su boca.

6 comentarios:

{ Lucila Torres } on: 13 de enero de 2009, 1:03 dijo...

Extrañaba estos escritos ^^ aunque los otros también me encantan :D

Saludos y suerte!

{ Circe } on: 22 de enero de 2009, 15:56 dijo...

Me ha gustado mucho, niña.
Por cierto, tienes muy abandonada la frutería... algo de unos limones que estaban muy buenos.
Besos

{ El Romancero de Joana } on: 24 de enero de 2009, 22:16 dijo...

Jejeje, yo estoy con Circe. Necesito mi racion de limones!!!!!

{ Kyara } on: 25 de enero de 2009, 13:47 dijo...

¿De limones?
Y de miradas, contactos y sabores.
Yo quiero más de toooodo!!!
Como te gusta hacernos sufrir, eh??

{ Olivia Ardey } on: 22 de marzo de 2010, 1:10 dijo...

Lhyn, eres única. Mis aplausos una y mil veces. Un beso enorme.

{ Lhyn } on: 22 de marzo de 2010, 1:19 dijo...

¡Gracias por los comentarios, preciosas!
Ainss, Olivia, no me digas eso que me sonrojo.

¿A quién le interesa este blog?

 
Copyright © 2010 La pluma de papel, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger